General

Cómo reciclar las pilas usadas

By 8 enero, 2020 No Comments
Cómo reciclar las pilas usadas

El uso de baterías es muy común en nuestro día a día, sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento sobre cómo reciclar las pilas usadas. Las pilas pueden ser altamente contaminantes para el medio ambiente y también perjudiciales para nuestra salud. Por este motivo, es muy importante su correcto reciclaje. Por otro lado, gracias a los nuevos procesos de gestión y tratamiento, sus componentes reciclados pueden introducirse de nuevo en el proceso productivo

Si las pilas se tiran a la basura con el resto de residuos, pueden terminar perdiendo su hermetismo y derramar algunos de sus componentes (níquel, cadmio o mercurio) dañando al medio ambiente. No solo son perjudiciales para nuestro planeta, las pilas también pueden dañar la salud de las personas y provocar varios tipos de cáncer, lesiones pulmonares, disfunciones renales y respiratorias o daños en la piel, entre muchas otras. 

El correcto reciclaje de pilas usadas

La UE puso en marcha la Directiva de Pilas y Acumuladores en 2008 para preservar nuestro entorno y evitar la acción contaminante de pilas y baterías si acaban en vertederos. A pesar de esta medida, la sociedad no está muy informada sobre cómo reciclar pilas usadas y desconoce los efectos perjudiciales de este producto. Afortunadamente, cada vez tenemos a nuestra disposición más puntos limpios o contenedores para reciclar correctamente este tipo de materiales peligrosos. 

Cuando se trata de pequeñas cantidades, lo mejor es acudir a algún punto de reciclaje de nuestra ciudad. Sin embargo, si se trata de una empresa o institución que genera muchos residuos peligrosos, lo mejor es contratar a una empresa especializada en gestión de residuos, como Reciclamás. Al tratarse de residuos tóxicos, su traslado, almacenamiento y reciclaje necesita seguir un protocolo seguro. 

Retorno al proceso productivo

Un factor muy importante es que al reciclar las pilas, se puede recuperar un alto porcentaje de sus componentes. Estos se reintroducen como materia prima en diversos procesos productivos. De esta manera, se consigue un ahorro de energía y se reduce la demanda extractiva de materias primas en todo el mundo.

Tras la recogida de los contenedores, las pilas llegan al centro de tratamiento donde se utiliza la trituración o la molienda para obtener materiales. Entre estos se encuentra el plástico, los metales férreos y las fracciones intermedias. Con el reciclaje del plástico se puede obtener grazna de plástico y con los metales férreos, nuevo acero. 

Por cada tonelada de pilas alcalinas recogidas, se pueden recuperar más de 300 kilos de zinc y 250 de hierro y níquel. Estos compuestos se pueden volver a utilizar para crear nuevos objetos: como tenedores y cucharas, matrículas de coche, nuevas baterías o paneles fotovoltaicos. 

La recogida y correcta gestión de las pilas usadas es fundamental para cuidar tanto el medio ambiente como nuestra salud. En Reciclamás estamos a tu disposición para recoger las pilas usadas y encargarnos de su reciclaje. Si estás interesado, ¡sólo tienes que rellenar nuestro Formulario de contacto! Cuidemos de nuestro planeta reciclando.♻🌎

Fuente: Ecopilas

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, saber más

ACEPTAR
Aviso de cookies