Cambio climático y reciclaje: necesitamos rapidez en la toma de decisiones

Hace unas semanas, la plana mayor de expertos medioambientales, científicos y tecnológicos se reunió en Viena para celebrar el encuentro Enfrentarse al cambio climático: calentamiento global y descabonización. ¿El resultado? Un sabor agridulce en el paladar y un “sencillo” plan para mejorar; ¡os lo contamos!

Todo se resumiría en tres palabras: compromiso, inversión y actuación. ¿De quién? Pues de los poderes políticos, de quién si no. Porque si algo ha quedado claro después de estas jornadas en Italia, es que la comunidad científica y académica no deja de avanzar en favor de la descarbonización, el reciclaje y la mejora de las energías renovables. Que por innovación y esfuerzo no será, vamos.

El pequeño problema, parece ser, es que los países no están haciendo uso de estas herramientas todo lo rápido o bien que deberían para frenar el cambio climático. Y lo que piden a gritos los expertos es justo eso, ¡pasar a la acción!

Cambio climático y reciclaje

Por decirlo de alguna forma, se necesita que los gobiernos reaviven la llama de la cooperación internacional que les llevó a firmar el Acuerdo de París, y hagan un mayor uso de las energía renovables, tengan en consideración la implantación de medidas para mejorar el reciclaje y optimicen los recursos ya disponibles. Porque solo así se podrá cumplir con lo pactado y alcanzar los objetivos de sostenibilidad.

Y esta participación activa de los poderes públicos también debería servir, ya que estamos, para acercar posturas y forjar nuevas alianzas con el sector privado. Juntos, podrían aumentar las inversiones en proyectos verdes, controlar el precio del carbón y acelerar el cambio energético en las empresas. O lo que en la jerga popular vendría a ser “pasar del dicho al hecho”.

La fina línea que separa los acuerdos internacionales sobre papel de una latente concienciación medioambiental y lucha contra el cambio climático es este plan magistral. El mantra: compromiso, inversión y actuación.  Sobre todo: ACTUACIÓN.

En Reciclamás nos unimos al clamor social y seguiremos reciclando día tras día para ayudar a solucionar este problema medioambiental. Porque recuerda, el cambio climático, es como como el aire: no lo ves, pero está ahí.

Fuente: El País

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Read More


Creando infraestructuras verdes para afrontar el cambio climático

Primero fue el reciclaje, luego la ecología industrial y ahora llegan las infraestructuras verdes como refuerzo. ¡La lucha por salvar el planeta no para de ganar combatientes! La última incorporación al bando del desarrollo sostenible no solo ayuda a afrontar el cambio climático, sino que también abre la puerta a un nuevo concepto de urbanismo y espacios rurales. Quédate bien con su nombre, porque estamos seguros de que dará mucho que hablar.

A grosso modo, una infraestructura verde es una red de espacios naturales y seminaturales que han sido estratégicamente diseñados para proporcionar bienes y servicios ecosistémicos como agua pura y aire limpio, sin alterar o perjudicar la diversidad de la zona. Se podría decir que estamos ante un acuerdo de reciprocidad entre naturaleza y ser humano: mientras que la naturaleza interactúa con elementos y actividades tan comunes como la vivienda, la agricultura y el transporte para aportar nuevos beneficios a las personas, estas respetan su desarrollo y la integran en su paisaje. En definitiva, un nuevo modelo de espacio multifuncional más integrador y respetuoso, que utiliza el poder de la naturaleza para mejorar la calidad de vida de las persona y proteger la biodiversidad.  

La Unión Europea, líder en la cruzada por afrontar el cambio climático, ha sido la primera en ver el increíble potencial de las infraestructuras verdes y ya ha incorporado su construcción al proyecto Natura 2000. Una iniciativa que sin duda, supone un paso más en favor de la estrategia Europa 2020, nacida en 2010 con el objetivo de aumentar la protección de la biodiversidad en la UE desde entonces hasta 2020.

So far, so good. Ya tenemos beneficios a nivel medioambiental, a nivel político y a nivel social. Así que ahora toca hablar de los beneficios económicos.

Está previsto que las infraestructuras verdes actúen como catalizador del crecimiento económico europeo y traigan consigo una bolsa de empleo muy interesante. Abarcando áreas tan diversas como la ingeniería, la construcción, la restauración y el mantenimiento de espacios, su creación requiere tanto de personal especializado como de trabajadores poco cualificados. Y ojo, que según los datos revelados en la última Semana Verde de la Unión Europea, los empleos “verdes” ya representaban el 5% del mercado laboral en Europa en 2014.

Cuidaros a vosotros y al medioambiente es uno de los propósitos de Reciclamás para 2018, así que hablaros de este tipo de iniciativas nos encanta y emociona. Con noticias como esta, reciclar y afrontar el cambio climático se hace un poquito más fácil, ¿verdad?

Reciclaje de residuos en Valencia y Castellón

FUENTE: Informe “Construir una infraestructura verde para Europa”, Comisión Europea de Medio Ambiente, 2014.
Read More


El reciclaje en el cambio climático: su influencia es determinante

El cambio climático está provocando consecuencias sobre el medioambiente: incremento de las temperaturas, que perjudican seriamente a la fauna y la flora de nuestro planeta, y el aumento del nivel del mar, que puede ocasionar la desaparición de ciudades, son claros ejemplos. El papel que, en ese sentido, puede ejercer el reciclaje en el cambio climático es crucial, pues está directamente relacionado con la reducción de las emisiones contaminantes de CO2. Como nos explica Ecoembes, reciclar 6 latas contribuye a reducir hasta 10 minutos de contaminación de los tubos de escape. Por ello, el reciclaje es fundamental, si queremos mejorar la situación de nuestro entorno actual.

A continuación te indicamos 3 sencillas ideas que puedes poner en práctica fácilmente para contribuir en la lucha contra el cambio climático, y que tienen mucho que ver con el reciclaje:

  • Verter los residuos en el contenedor adecuado.

Para reciclar adecuadamente: en el contenedor azul, el papel y el cartón; en el amarillo: plásticos, envases ligeros, latas y bricks. Si todos reciclamos de forma correcta, contribuiremos a mejorar el medio ambiente y con ello reducir los efectos del cambio climático.

  • Reutilizar los materiales.

Las bolsas de plástico o las cajas de cartón son elementos que nos pueden servir en más de una ocasión. ¿A quién no le ha hecho falta una bolsa de plástico en su día a día? o ¿quién no ha precisado una caja de cartón para guardar la ropa? Guardando estos utensilios y haciendo uso de ellos en reiteradas ocasiones, contribuimos a preservar los recursos, y tras su uso, realizar un correcto reciclaje es esencial para mejorar la salud medioambiental.

  • Priorizar el uso de objetos reciclados.

Hacer uso de objetos fabricados con materiales reciclados es una manera de mejorar el cambio climático:

  • En la oficina es mejor utilizar papel reciclado, para evitar la tala indiscriminada de árboles.
  • Utilizar pilas recargables es una medida beneficiosa para el medio ambiente. Las pilas, contaminan gravemente el ecosistema y deshacernos de ellas cada vez que se gastan, empeora la situación. Si hacemos uso de las pilas recargables no nos hará falta comprar tantas, contribuyendo así con el medioambiente.
  • Son muchas las empresas que se han solidarizado con el reciclaje, mediante la fabricación de sus productos a partir de materiales reciclados. Muchas de ellas elaboran productos que utilizamos en nuestro día a día de forma muy habitual. Por ejemplo, esta tumbona está fabricada a partir de plástico reciclado. Un diseño bello, original, cómodo y lo más importante, respetuoso con nuestro entorno.

reciclaje-plastico

Si incluimos estas medidas de forma natural en nuestras vidas, haremos que el reciclaje favorezca la lucha contra el cambio climático.

Desde Reciclamás animamos a que, tanto empresas como usuarios, lo pongáis en práctica y juntos, ayudemos a conservar el planeta. 🙂

Foto: Tumbona de jardín, Industrias Agapito.
Read More


El cambio climático es ya una realidad, pero ¿seremos capaces de revertir el proceso?

Aunque no nos gusta escribir sobre noticias negativas, lo cierto es que en ocasiones, tenemos que hacerlo para concienciarnos de la importancia de hacer bien las cosas y contribuir con la difusión de esta información sobre el cambio climático a la preservación de nuestro planeta.

Esta semana Ecología Verde publica una información sobre el cambio climático muy inquietante, en la que:

  • se constata el deshielo de los polos por la comunidad científica internacional,
  • también que en 2015 la Tierra ha alcanzado su punto más caliente desde que se registran las temperaturas, un grado más que en 1850,
  • la concentración de gases de efecto invernadero en 2015 fue la más alta de la historia, superando por primera vez el umbral de seguridad, situada en los 400 ppm por millón.

Pero, ¿qué indican estas cifras? La conclusión es que la mayoría de fenómenos atmosféricos que provocan desastres naturales están relacionados con el incremento de estas cifras a los largo de los últimos años. Y que, de seguir incrementándose en los años venideros, estos fenómenos van a tener un carácter más extremo (huracanes, tornados, lluvias, inundaciones,…).

Este incremento en las cifras barajadas también está teniendo un efecto muy importante en los océanos, cuya temperatura está ascendiendo y provocando la desaparición de especies marinas a causa de la muerte de algunos arrecifes de coral y por tanto, de las especies del eslabón siguiente de estos ecosistemas.

Para frenar este proceso, la única vía es la reducción de los gases de efecto invernadero, entre los que se encuentra el CO2 enviado a la atmósfera, en gran medida por la utilización de los combustibles fósiles. Y por otro lado, incrementar la protección de las zonas marinas y evitar así la desaparición de estos ecosistemas necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro planeta.

Todo está conectado y los cambios producidos en algunos sistemas naturales afectan irremediablemente a los otros. Nuestro deber como responsables de este cambio es tomar las medidas oportunas para evitar que el desastre medioambiental sea una realidad.

Tu aportación es importante, ¡recicla y toma medidas! 😉

También te puede interesar:

Sostenibilidad y gestión de residuos

Fuente: Ecología Verde
Read More


El cambio climático y la gestión de residuos en España

España es uno de los países, junto a la Unión Europea, con objetivos absolutos de reducción de emisiones vinculadas al conjunto de la economía.

La Oficina Española de Cambio Climático (OECC) se creó en 2001 para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, en dependencia del Ministerio de Medio Ambiente. Los pasos más recientes han sido la creación y aprobación de dos Reales Decretos:

  • Real Decreto 413/2014, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica a partir de las fuentes de energía renovables, la cogeneración y la gestión de residuos.
  • Real Decreto 525/2014, por el que se regula la concesión directa de subvenciones del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE-6)

(Datos recogidos del Estudio sobre legislación de Cambio Climático en el mundo 2015). Grantham Institute, UK.

Ahora se hace necesario dar un paso más y avanzar para hacer frente al fenómeno del cambio climático con nuevos recursos, algo que cada vez se demanda más por parte de los ciudadanos, para poder tener un futuro sostenible y limpio.

Para cumplir con los compromisos internacionales de reducción de emisiones de CO2 y avanzar en un nuevo modelo de gestión de los recursos naturales del planeta, se requiere:

  • Promover el cambio hacia energías limpias y renovables, tal como han hecho los países de nuestro entorno europeo, apostando por energías como la solar y la eólica, y dejar atrás el modelo basado en la combustión de energías fósiles, que tanto contamina nuestro entorno.
  • La reducción drástica de las emisiones de CO2 para cumplir con los compromisos y objetivos marcados en el protocolo de Kioto, establecido y firmado por la mayoría de países a nivel internacional para reducir la generación de gases de efecto invernadero y que están produciendo el calentamiento global del planeta.
  • Prevención y apoyo a las políticas de la gestión de residuos, ayudando a crear un marco común de responsabilidad social de empresas y ciudadanos, para construir un mundo más eficiente, limpio y sostenible.

Si además, nosotros ponemos nuestro granito de arena y reciclamos, todos contribuimos a la mejora de nuestro entorno.

¿Te unes? Reciclamos tus residuos en Valencia y Castellón 😉

Fuente: www.ecoticias.com
Read More